Victoria Padilla – Ayasa’a

Perteneciente al Pueblo Nivaĉle, nacida en la comunidad Fischat.

Aprendí a tejer cuando tenía 10 años de edad, vivíamos en una gran familia y allí con mi abuela y tías practicaba constantemente, porque el tejer es tarea de las mujeres. La tradición es que hay tareas propias de las personas, y el de las mujeres el tejido, entonces desde pequeña están orientándote a involucrarte en esa tarea. Siempre tengo artesanía hecha, aunque las ventas son pocas es un ingreso importante cuando aparecen compradores.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, cintos, pulseras, fajas.

Regina Capa –Squiyeta

Nivaĉle nacida en la comunidad de Fischat.

Aprendió a tejer con su madre cuando era adolescente, mi madre me guió en los primeros momentos para aprender el oficio de ser tejedora y fabricar mis propias herramientas. Ahora enseño también a mi hija que es adolescente, pero no puede concentrarse mucho porque va al colegio y eso ocupa mucho tiempo. Me gusta tejer siempre y a veces si puedo vender es mejor, si hay mas ventas también me podré dedicar más tiempo, por ahora solo hay ventas ocasionales.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, cintos, pulseras.

Natalia Giménez – Squieta

Nivaĉle nacida en la comunidad de Fischat.

Aprendió a tejer con su madre a temprana edad, se involucraba en las tareas de las artesanas y así me inicié como tejedora. En nuestra cultura a todas las mujeres se les enseña a tejer para realizar objetos de uso cotidiano y si hay posibilidades de venta mejor. Actualmente hay pocas salidas al mercado, pero igual sigo tejiendo me gusta mucho es una forma de pasar ocupada.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, porta celulares, fregaderos de hilo, tapices.

Micaela Benítez – Avansita

Perteneciente al pueblo Nivaĉle, nacida en la comunidad Fischat.

Aprendió a tejer con su madre acompañaba las tareas de la casa y la búsqueda de caraguatá, así fui aprendiendo como hilar y tejer desde muy temprana edad, no recuerda cuantos años tenía. Me gusta mucho tejer, es entretenido, cuando se teje se olvida las preocupaciones y por eso enseñé a mis hijas, también son tejedoras.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, pulseras, porta celulares.

Martha Romero – Tsivoc’oya

Nivaĉle nacida en la comunidad Fischat.

Desde que era muy pequeña me gustaron los trabajos de artesanía y entonces visitaba a mi abuela y ella me guió para empezar a tejer, reproduzco todos los diseños que ella me enseñó hasta ahora recuerdo. Tengo una hija que dejó de caminar y como no recibimos apoyo, yo trabajo para mantenerla. Hay pocas ventas pero cuando se tiene muchos productos siempre se vende algunos y así es mi trabajo.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, tapiz.

Mariana Pastrana – A’chiya.

Perteneciente al pueblo Nivaĉle, nacida en la comunidad Galpón.

Cuando yo tenía 15 años, empecé a trabajar en la artesanía. Miraba a mi tía trabajando y así fui aprendiendo de ella. Además de Lorenza, soy la única en mi comunidad que sabe hacer objetos de cerámica. A mí me gusta poner rostros en los cántaros, en los llaveros y ceniceros que hago de cerámica. Antes solía hacer bolsos para mi propio uso, cuando me iba al monte traía en ellos la leña. Ahora trabajo en la artesanía solamente para vender mis productos. Trabajo mucho y normalmente en la artesanía, yo no espero los pedidos de afuera. Cuando hay un pedido, trabajo más todavía. Hago mi artesanía con mis dos hijas Ruth y Verónica.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, pulseras, porta celulares, cintos, fajas, polleras, tapices, muñequitas.

En Cerámica:

Cántaros, llaveros, ceniceros. 

Maricha González – Apjetsela

Nivaĉle nacida en la comunidad Fischat.

Aprendí a tejer con mi abuela a temprana edad, le acompañaba en sus tareas cotidianas y hacer sus tejidos, al principio necesitaba que me guíe y después en poco tiempo ya tenía más habilidad y ya podía pensar que diseño reproducir en el tejido. En esta comunidad hay muchas artesanas, pero no todas trabajan por que hay pocas ventas yo trabajo siempre porque a veces hay compradores y mejor tener una pieza ya preparada, enseño también a mis hijas y a aquellas mujeres que quieran aprender a tejer.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, cintos, fajas.

Maricela Capa – Anansi

Nivaĉle nacida en la comunidad Cayin’ô’ĉlim.

Aprendí a tejer pulseras mirando a otras artesanas, aún estoy empezando y me gusta mucho trabajar porque con las ventas mis trabajos tengo un ingreso de dinero porque aquí es difícil conseguir trabajo y en especial para las mujeres. Estoy ensayando con las mujeres de acá para seguir mejorando mis trabajos.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Porta celulares, pulseras.

Maribel Cortez – Aantuque

Nivaĉle nacida en la comunidad Cayin’ô’ĉlim.

Aprendí a tejer con mi madre ella es artesana y me orientaba siempre en ser artesana, me gusta mucho acá todas tejemos y nos juntamos todas y tomamos terere, y así pasamos el día muy alegres, tejer también permite realizar las tareas de la casa y cuidar de los niños. Trabajo siempre y con eso puedo generar un ingreso extra como aquí no hay trabajo la artesanía es la única opción sin salir de la comunidad.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, pulseras.

María Lourdes Sapena – I’inac

Nivaĉle nacida en la comunidad Fischat.

Aprendí a tejer cuando tenía unos diez años con mi madre, ella realizaba diferentes trabajos en caraguatá y lana de oveja y eso me gustaba mucho, entonces pude aprender muchas cosas, hasta ahora realizo los diseños que ella me enseñó me gusta mucho tejer a veces hay ventas y otras ocasiones solo trueque, pero igual trabajo para mantenerme, es muy agradable me quedo en mi casa y cuido de mis animales y nietos mientras estoy tejiendo. Participo siempre de las reuniones de artesanas eso nos motiva mucho conversar entre mujeres.

Productos:

En Fibra de Caraguatá:     

Bolsos, hamacas, porta celulares, fajas, cintos.